Meditación

La manera correcta de practicar la meditación

La meditación es la clave para entender los misterios de la vida humana, la naturaleza y el Universo.  Por meditar se entiende actuar sobre la energía, el equilibrio, los meridianos, el funcionamiento del cuerpo humano, el carácter del ser humano, las  capacidades, los poderes, la vida, el destino y, también, sobre las enfermedades, entre otras cosas.

 


Mucha gente practica la meditación para tranquilizarse, pero los taoístas meditan para evolucionar. 
Ahora tu cuerpo aún tiene fuerza y por tanto puedes caminar, hacer ejercicio, ir de viaje.  Sin embargo, posiblemente algún día no podrás moverte bien, entonces, ¿qué vas a hacer?  ¿Vas a pasar tu tiempo viendo la televisión o mirando  al cielo por la ventana de tu casa?  En esa situación lo mejor que una persona puede hacer es meditar, si sabes hacerlo. La persona que no sabe meditar se sentirá mal porque no podrá  aprovechar el tiempo que le queda.  Su vida se limitará a aguantar y a esperar el momento final. 
Por eso lo ideal es aprender a meditar cuanto antes y mientras tengamos fuerza.  Sin suficiente fuerza es muy difícil aprender a meditar.
Existen muchas formas de meditar.  La mejor es la de los taoístas que practican la meditación a través de la respiración.  Es la manera más adecuada, porque se atrae la energía al almacén del cuerpo.

Para meditar así primero hay que saber una cosa muy importante: cómo abrir la puerta del almacén de la energía. Este almacén antes de nacer estaba abierto, pero poco tiempo después se cierra automáticamente.  Para meditar debería abrirse de nuevo esta puerta, para almacenar la energía que se coge del aire por la respiración.

Sin estar abierta la puerta del almacén entonces lo que se está practicando no vale para nada, porque la energía no se almacena.  Esto es así, aunque nadie habla de ello, porque es muy difícil conseguirlo, pero hay que hacerlo si quieres meditar de verdad.
Mucha gente practica la meditación durante años e incluso toda la vida, pero sin tener el almacén abierto, por lo que no obtiene resultados. Realmente está perdiendo el tiempo.
Si trabaja sin abrir la puerta e intenta forzar este trabajo, puede acabar teniendo problemas de salud graves y difíciles de solucionar. 
Eso pasa con las personas que aprenden la meditación a través de libros donde se habla sobre como concentrar la energía y circularla  en el cuerpo.  Esto lo puedes hacer únicamente después de haber abierto la puerta del almacén de la energía. Sin embargo, no se explica cómo abrir el almacén.
Si lo pensamos con lógica nos preguntaremos: si la puerta está cerrada, entonces la energía que cojo, ¿dónde se guarda? 
Por eso hay que aprender la manera correcta para tener resultados y no perjudicar a la salud.

Muy importante, no te desanimes, si practicas con constancia y de verdad quieres hacerlo, algún día lo conseguirás.