La energía vital y el calor

La energía vital es la fuerza que nos mantiene vivos. Cuando ingerimos alimentos con energía vital esta se convierte en calor.

El cuerpo de un joven está más caliente que el de una persona mayor y es por la cantidad de energía vital que atesora su cuerpo. Mientras más calor exista, el cuerpo funciona mejor, tanto física, como mental y emocionalmente.

Se tendrá más fuerzas en los músculos y tendones, por eso, se puede correr, saltar, levantarse, resistir mejor, tener más reflejos, tranquilidad, concentración, valor, amor, pensamientos positivos, sentimientos positivos, optimismo, etc. En cambio si está frío, como la gente mayor, estaremos al contrario, o sea, se pierden capacidades corporales, mentales y emocionales, se pierden fuerzas, reflejos, aparecen miedos e inseguridades, todo molesta, pensamientos y sentimientos negativos, mala memoria, pesimismo, etc.

 

Qué se necesita para generar energía

El cuerpo necesita comer, por medio del alimento el cuerpo funciona, es el combustible del cuerpo.

El cuerpo recoge la energía vital que está contenida en esos alimentos y la utiliza para que funcionen los órganos, vísceras, músculos, para pensar, para sentir, etc., también la usa para generar el calor y para mantener la temperatura adecuada.

Después, coge los sabores que necesita. El sabor es el combustible propio de cada órgano y el ingrediente para transformar a la energía Yin y Yang. También es la componente para formar el cuerpo: huesos, carne, piel, sangre, arterias, etc. Como los alimentos tienen caracteres de Yin o Yang de manera natural; para generar la energía de Yin, necesita alimentos de Yin; para elaborar la energía de Yang precisa alimentos Yang y para recoger la energía intermedio necesita los alimentos energéticos.

 

Energía vital y el órgano plexo solar

La primera razón y la básica de la alimentación es la de recuperar la energía que hemos gastado y reforzar los órganos débiles de su constitución, (mantener su equilibrio y que todos los órganos estén a su máximo rendimiento), es como dar el combustible necesario a los motores del cuerpo.

Los alimentos deben ser distintos según sea la constitución del hombre y de la mujer, para así poder mantener el equilibrio de cada órgano en cada sexo si no aparecen los problemas de salud.

Lo más importante en todo este proceso es la energía vital. El cuerpo para trabajar necesita la energía, debido a nuestra actividad nos pasamos todo el día moviéndonos sin parar, consumiendo nuestra energía vital y de vez en cuando paramos para recargarlo parcialmente a través de la alimentación. Por lo tanto lo que come debería contener la energía vital necesaria para mantenerse, si no siempre estará débil aunque comiera mucho.

En nuestra sociedad actual la mayoría de los hombres tienen débiles el estómago por lo que si toma mucho sabor ácido (naranja, limón, vinagre, etc.,- aunque digan que es bueno para la salud-) les provocara más problemas en el estómago, por eso, deben comer siempre los alimentos correspondientes a su constitución.

 

Sistema inmune y energía vital

El cuerpo ya tiene un sistema de control para mantener el estado normal. El cuerpo sabe y controla en cada momento la temperatura adecuada, el nivel de cada elemento, el correcto sistema de defensa, cuando crear células nuevas y eliminar lo que sobra o no se necesita, el orden de producción que se necesita en cada momento, etc., y el órgano que se ocupa de estos trabajos de control y supervisión es el plexo solar.

Es un órgano que está por encima de otros órganos y se ocupa del sistema de control general, de recargar la energía vital y de proporcionar la energía a cada órgano para que pueda trabajar sin parar, también busca los combustibles (sabores) y manda las órdenes a cada órgano para que genere más energía y la convierta en calor y así mantener la temperatura adecuada en todos los sitios. Del mismo modo, realiza las reparaciones de cada parte, controla las proporciones de energía de cada carácter, organiza el sistema de sentidos en cada momento, potencia las capacidades mentales, etc. Así que, el plexo solar es un órgano fundamental y es más importante que los demás, es el eje central de nuestro cuerpo físico, mental y emocional.

Para funcionar necesita la fuerza, la energía vital. Con esta energía vital el cuerpo mantiene la temperatura adecuada y funciona. Si tiene suficiente, funcionará de manera adecuada, si no, funcionará mal. Asimismo, si esta frío no puede funcionar normal, entonces el cuerpo (plexo solar) intenta generar el calor y crea algunas inflamaciones y dolor en la zona donde ha llegado el frío para atraer la energía vital y concurre la sangre con las sustancias que necesitan. Además, el cuerpo pide para que se coma lo que haga falta en ese momento y nos da hambre. Por eso, el cuerpo para que funcione correctamente, necesita alimentarse y recargar la energía vital y los combustibles de cada órgano y las sustancias que necesite.

El sistema inmune funciona con el plexo solar, con la energía vital, por eso, cuando baja la energía vital, automáticamente bajan las defensas y se aumenta el ataque de microbios, bacterias, hongos, virus, etc. Y se crean alergias, quistes, etc.

El cuerpo no puede generar toda la energía vital que necesita solo, se puede generar por la respiración y con el movimiento pero es poca cantidad. Hay formas para aumentar la capacidad de recoger el aire, y aumentar la energía vital, pero para la gente normal es muy difícil, la mayoría debe cogerla por medio de la alimentación. Por lo cual, la mejor forma de aportar al cuerpo la energía vital es utilizar los alimentos, es comer alimentos energéticos, porque en los alimentos ya están contenidos la energía vital y las sustancias que se necesitan.

 

Las capacidades y energía vital

Existen muchas clases de habilidades y capacidades en nuestro cuerpo, tanto a nivel físico, como mental y emocional, además de los poderes sobrenaturales que no salen a la luz porque falta la fuerza, es decir, dependen de la energía vital que se posea. Pueden aparecer de manera favorable para uno mismo o no.

Durante la etapa de la juventud o la etapa de la madurez o vejez, se tiene el mismo cuerpo y la misma mente pero las capacidades son distintas. Cuando se es joven se puede estudiar bien, se hacen trabajos duros sin cansarse, se recupera enseguida, se es valiente, se tiene pasión, apetece y se busca la aventura, dan ganas de probar las cosas sin miedo, se es fuerte, se es buen organizador, el cálculo matemático es rápido, se tiene buena memoria, etc., pero cuando se es mayor el cuerpo va perdiendo estas capacidades. Esto se debe a la cantidad de energía vital, incluso se envejece físicamente, se pierde musculatura, vista, audición, olfato, paladar. Se crean arrugas, Se pierde la pasión y valor, y se siente más frío, cansancio, desilusión, miedos, inseguridad, etc.

Ejercicios

Muchas personas que hacen deporte para mejorar su salud. La razón de hacer ejercicios es para que el cuerpo genere calor, ya que cuando el cuerpo está caliente funciona mejor el organismo, pero si se mete en el agua fría o se suda mucho el cuerpo pierde el calor que tiene y aparecen más problemas de salud como: cansancio, nerviosismo, ansiedad, dolor, inflamaciones, hinchazón, obesidad, mala eliminación, subidas de tensión, pérdida de fuerza en los músculos, etc. Esta no es la forma para cuidarse la salud, la gente del campo no hace deporte en cambio ellos no tiene problemas fuertes en general y viven más tiempo. Se debe saber cómo hacer deportes y ejercicios y es pensando en la salud. Un informe científico de Japón ha investigado sobre este tema y han llegado a la conclusión que el promedio de vida de los deportistas profesionales es de 52 años, ¿Por qué será así?

Por eso y para no perder las capacidades y habilidades de la juventud, sedebe saber qué es el alimento y para qué debemos alimentarnos. Pero si sigue pensando únicamente en calorías, hidratos de carbono, minerales, vitaminas y calorías, el cuerpo se envejecerá rápidamente y perderemos muchas capacidades.

La segunda razón, según las teorías de la Fitoterapia de la medicina oriental, cada alimento tiene su propio sabor y cuando entra en el cuerpo cada uno de ellos se dirige a su órgano correspondiente, por ejemplo, los alimentos de sabores ácidos se van al hígado y lo refuerza junto con la vesícula, si una persona tiene débil el hígado comiendo alimentos ácidos podrá recuperarlo, pero aunque el sabor ácido es bueno para el hígado debilita al páncreas y al estómago, por lo tanto cada sabor desempeña dos funciones al mismo tiempo.

Si el caudal de energía es suficiente, la temperatura y el calor serán los apropiados, pero si viene menos cantidad, la temperatura baja y averiguamos que la energía de ese meridiano ha bajado porque su órgano no ha generado la suficiente cantidad de energía propia y es por falta de materias (su combustible: su alimento) o está gastando más para otras cosas o partes corporales más necesitadas en ese momento.