Diagnosticar

 

Para ser un profesional de salud de la medicina Yuk-Ki, debe saber diagnosticar a la manera tradicional de la medicina Yuk-ki.

 

La medicina Yuk-ki trata siempre el origen de los problemas. Según su filosofía, la mayoría de los problemas están relacionados con los órganos y vísceras, por lo cual, se debe saber distinguir el equilibrio de cada órgano.

 

La forma de saber el estado de cada órgano y sus relaciones con los demás es muy diferente a la de la medicina occidental. La medicina Yuk-ki lo logra de manera sencilla y lo lleva haciendo miles de años, pero hay que recalcar que de manera distinta a la medicina china.

 

Aunque las dos vengan de Oriente - la medicina Yuk-ki y la china - sus filosofías y teorías son diferentes. En la medicina Yuk-ki, se tratan seis órganos y seis vísceras y en la medicina tradicional china se valoran sólo cinco órganos, además de tratar y relacionar los órganos de manera desigual.

 

Forma de diagnosticar en medicina Yuk-ki:

 

 Por ver

 

Por escuchar

 

Por preguntar

 

Por tocar

 

De estas cuatro maneras, ¿Qué es lo que se puede saber?:

 

  • La cantidad de energía vital.
  • Que órganos y vísceras están débiles actualmente.
  • Cuál es la causa de esta debilidad.
  • Por donde ha transformado y expandidos los problemas.

Así, se puede definir el tratamiento para cada persona:

 

  • Una alimentación adecuada.
  • Los ejercicios convenientes.
  • Las plantas y hierbas necesarias.
  • Los productos dietéticos.
  • Los medicamentos.
  • Decidir si son necesarias las operaciones quirúrgicas.
  • Diagnosticar por el pulso

El pulso es el método más fiable para identificar, en cada momento, el nivel de energía, el equilibrio y el órgano con mayor debilidad. Esta forma de diagnosticar por el pulso es exclusiva de la medicina Yuk-ki.

 

En la medicina tradicional china también se mira por el pulso, pero es totalmente distinto y muy subjetivo, mientras que el pulso que domina la medicina Yuk-ki es sencillo de aprender y los resultados son más claros.

 

Sin saber diagnosticar por el pulso, no se puede definir los tratamientos, recetar la adecuada alimentación, los medicamentos, las hierbas y plantas, etc.

 

Al saber tomar los pulsos, también sabrás que puntos de acupuntura deberás tocar y conocerás el equilibrio interior del cuerpo y cómo tratar los meridianos, además de saber si ya se ha mejorado o si le falta poco para su curación.

 

Por eso, en el mundo de medicina oriental, los médicos deberían aprender a diagnosticar los pulsos obligatoriamente. Si se sabe el pulso Yuk-ki, es muy cómodo y fácil diagnosticar.

 

Sería ideal que tanto los médicos, cómo los farmacéuticos o naturalistas lo supieran aplicar, de esta manera aumentarían mucho sus resultados y ayudarían a que se sanen unas partes del cuerpo sin perjudicar a otras de sus pacientes.

 

Muy importante; por el convenio internacional de patentes intelectuales queda totalmente prohibida la copia o reproducción total o parcial de los contenidos de este libro de material de la escuela de salud yuk-ki, cualquier acto de violación de la marca o contenidos de este libro, estarán obligados a indemnizar los daños y perjuicios causados.