Sabiduría y el valor humano

El valor humano está en su sabiduría y no en su riqueza material. No es necesario aislarse del resto del mundo en una cueva durante años para encontrar LA VERDAD. La manera de lograrlo es liberarse de las ideas fijas que nos esclavizan y ver este mundo desde un ángulo diferente. Aprender a escuchar lo que dice su interior, la voz que habla desde el corazón.

El siguiente paso es abandonar la costumbre de pensar innecesariamente. Vivir sencillamente, como un niño, siempre sincero y acorde consigo mismo, aprender a escuchar y a entender nuestro organismo. Es fundamental contribuir a que mejore el mundo: ayudar a las personas a mejorar su salud, enseñar una forma de vida más natural, sencilla y cómoda, que nos guiará en la búsqueda de la felicidad.

 

Conclusión

Para estar vivo, el cuerpo necesita energía vital. Cuanta más tengamos, mejor funciona nuestro organismo y más defensas tenemos. Y si, además, poseemos un buen equilibrio entre sus órganos (todos fuertes), su mente y su espíritu, la persona adquiere muchas capacidades.

Por este motivo, es tan importante recargar la energía vital a través de una alimentación de alto nivel energético, realizar movimientos adecuados para generar calor en nuestro interior, y sobretodo evitar lo que consume la energía y/o produce frío innecesariamente; cualquier exceso ya sea en lo sexual, el hablar, comer, beber, preocuparse, estresarse, sudar o agotarse.

No intente interrumpir los síntomas de la enfermedad cuanto antes, impidiendo a su cuerpo reaccionar de forma natural. Trate la causa no los síntomas. Si no, va a recaer o degenerará en otra enfermedad más grave.

Sabiduría es entender la vida, vivir de acuerdo con la naturaleza, cuidarnos y sanarnos de forma natural, mantener nuestra salud a través de la lógica y el sentimiento (el corazón), aprender a observarse a uno mismo y entender todo nuestro entorno. Y cuando sepa las respuestas a las siguientes preguntas, sabrá por qué tiene que vivir en el presente, y conseguirá su objetivo final: estar sano y sobretodo, ser feliz.

Las preguntas son:

¿Qué es lo que existe?

¿Quién es más importante?

¿Por qué vivo?

¿Para qué vivo?

La sabiduría, puerta hacia la plenitud y la felicidad, está al alcance de todos. Si te das cuenta de que tienes lo suficiente, entonces eres verdaderamente rico. Teniendo los dos pies en la tierra, siempre mantendrás tu equilibrio.

“Lo que quiere el sabio, lo busca en sí mismo; el vulgo, lo busca en los demás.”

Confucio