Reacciones curativas

¿Qué son las reacciones curativas?

Una crisis curativa es un proceso natural del organismo mientras se recupera. En medicina oriental se dice que si durante un tratamiento no aparecen reacciones, no se están curando las causas y el paciente no está mejorando. Al tomar alimentos que aumetan la energía vital pueden aparecer algunas reacciones curativas totalmente normales. Cuanto más frío hay en el interior, más fuertes pueden ser los síntomas. El cuerpo por el aumento de la energía vital, genera más calor e intenta recuperar el equilibrio. Se desbloquean los meridianos y las zonas afectadas pueden inflamarse y producir dolor para atraer más energía.

Al aumentar el calor, el organismo expulsa el frío enquistado a través de la tos o el sudor. Mientras elimina las toxinas, en el cuerpo puede aparecer: mal olor, orina oscura, diarrea, vómito, manchas, erupción cutánea, gases, etc. Todo esto nos indica el grado de contaminación que sufría antes de empezar a sanar. Y antes de que baje el colesterol, azúcar, ácido úrico, su nivel en la sangre, de repente, puede subir. Es normal, todo lo que estaba pegado a las paredes de las arterias y venas está despegándose para ser expulsado. También puede sentir débilidad, agripado/a, picor, nervioso/a, sueño y cansancio. Todo ello es síntoma de limpieza y autocuración orgánica, por lo que no debemos asustarnos ante las reacciones.

Los jóvenes reaccionan más rápido y con más intensidad son más sensibles y con mayor capacidad de recuperarse.


¿Qué hacer cuando notamos reacciones?

Tener paciencia y no reprimir los síntomas (p. ej. con medicamentos), ya que estamos curando las causas y el origen.

Evitar el frío: comidas y bebidas frías, sitios fríos, corrientes de aire. Porque si cogemos más frío el proceso curativo se retrasa.

Escuchar al cuerpo, hacer o darle lo que pide en cada momento (descansar, comer, beber, etc.).

En todo caso, puede disminuir la ingesta del producto provisionalmente.

En caso de estreñimiento, tomar más agua.