La Obesidad

Hemos escrito este artículo con el fin de ayudar a las personas con obesidad a entender las causas de su problema y encontrar los medios para solucionarlo.

Analizaremos la obesidad pero no desde la ciencia materialista. Aunque sin intención de criticar a otras escuelas de la medicina ni otros profesionales, veremos la salud desde un punto de vista distinto, desde la lógica de la medicina oriental original y los principios de la naturaleza. Analizaremos su origen y los factores que la han causado.


Temario

  • La obesidad
  • Dos tipos fisiológicos del cuerpo humano
  • Distinta forma de engordar en el hombre y en la mujer
  • Causa del aumento de peso
  • La energía vital y el plexo solar
  • Que hacer para adelgazar de forma natural
  • Qué cambios produce la alimentación Yuk-ki
  • Las reacciones curativas
  • Conclusión


La obesidad

La obesidad ha sido declarada como uno de los grandes retos de la salud pública mundial, especialmente en los niños. Las personas con sobrepeso crónico se enfrentan a una serie de consecuencias sanitarias -e incluso sociales-, y su calidad de vida puede verse seriamente deteriorada. Es importante aclarar que la obesidad debe ser tratada como una enfermedad crónica y que su tratamiento ha de plantearse a largo plazo.

En cuanto a la economía y tecnología, vivimos más cómodamente que antes. Con tanta información a nuestro alcance: libros que tratan de autoayuda, dietas sanas, DVDs y cursos con ejercicios para mover el cuerpo, etc... , deberíamos estar sanos y en forma. Pero la realidad es muy distinta. Cada vez se ven más personas obesas tanto mayores como jóvenes, ¡Incluso bebés!

Vamos a profundizar en este tema y ver en qué estamos equivocados y qué podemos cambiar para mejorar nuestra salud y vida. El objetivo principal es lograr un cambio en el estilo de vida, que permita un descenso gradual de la masa grasa y el volumen y mantener el peso ideal a lo largo del tiempo.


Dos tipos fisiológicos del cuerpo humano

Personas que engordan fácilmente y personas que adelgazan demasiado.

Cada persona tiene su tipo fisiológico; las hay que engordan fácilmente, ante el estrés, o un problema, y les cuesta mucho bajar de peso; y en cambio, hay personas que adelgazan fácilmente y aunque coman mucho, el cuerpo lo quema todo, y no aumentan de peso ni de volumen.

Así, en general hay dos tipos fisiológicos de referencia, tanto en el hombre como en la mujer, por eso debería saber cómo es la suya entre estos dos extremos, para cuidarse y adaptar su alimentación.


Distinta forma de engordar en el hombre y en la mujer

El origen de la obesidad en el hombre y la mujer es diferente.

Por lo tanto, su tratamiento también lo es.

El hombre y la mujer poseen cuerpos diferentes, distintas constituciones. Sus funciones también son distintas, al igual que sus caracteres, capacidades, gustos...

Los hombres y las mujeres engordan de manera distinta, pues engordamos en las zonas del cuerpo que corresponden a los órganos débiles, y hombres y mujeres somos, en ello, contrarios. Un órgano débil, para protegerse, es decir no enfriarse, acumula la grasa a su alrededor donde está frío.

Y así, los hombres engordan más en la parte superior del abdomen y a los lados del ombligo.

Las mujeres tienen más grasa en la parte inferior del abdomen, los brazos, las caderas y los muslos.

Ambos sexos engordan en la cintura (aparecen lo que llamamos "michelines") pues la energía del riñón es común a ambos.

La forma de engordar nos enseña que el cuerpo del hombre y de la mujer es distinto.

La solución para adelgazar es alimentarse con alimentos energéticos, con los sabores adecuados para la constitución de cada uno y moverse más, especialmente las partes del cuerpo que están frías y por eso han acumulado más grasa.

Algunos alimentos, además, calientan el cuerpo, mientras otros lo enfrían. Por ejemplo, muchas frutas y verduras tienen un carácter frío, y, aunque creemos que no engordan, si una persona sólo se alimenta de ellos, su cuerpo se enfría, se hincha y aumenta más la grasa. Un consumo prolongado de alimentos fríos produce síntomas de falta de energía.

Los hombres: Estómago, abdomen central, cintura, tobillos.

Las mujeres: Bajo abdomen, cintura, caderas, cuello, brazo, tobillos.

En caso de una excesiva falta de energía vital: En todo el cuerpo.


Causas del aumento de peso

Nuestro organismo necesita una temperatura adecuada para su correcto funcionamiento. El frío acumulado en el interior del cuerpo es la principal causa de la obesidad.

Fundamentalmente las personas aumentan de peso por el frío, cuando baja la temperatura interior en el cuerpo y la energía vital. Las causas que provocan este enfriamiento son:

• Alimentarse demasiado.

• Comer cosas frías.

• Las operaciones quirúrgicas.

• El cansancio.

• El estrés.

• Tomar medicamentos amargos de carácter frío.

• Llevar algún aparato anticonceptivo.

• Tener un trabajo que requiere hablar mucho.

• Hacer deportes sudando mucho.

• Trabajar con aire condicionado.

• Natación.

• Demasiado sexo.

• No abrigarse bien.

• Vivir en una casa fría.

En general, cada parte de nuestra anatomía necesita su temperatura adecuada: la sangre para circular debe estar caliente, si no, se pone más espesa y provoca problemas de circulación, el aparato reproductor también necesita una temperatura adecuada, si no, no puede llevar a cabo la concepción ni eliminar correctamente en la menstruación. Cada articulación también debe estar a la temperatura adecuada para funcionar, igualmente cada órgano; si están fríos, los riñones no eliminan, el hígado no desintoxica, el corazón no hace circular bien la sangre, los pulmones no recogen oxígeno suficiente, los músculos, tendones, arterias, venas... se encogen. Por el frío sube la tensión arterial, se retiene líquido, aparece dolor, artrosis, asma; el cuerpo actúa de esta manera para lograr mantener la temperatura a pesar de todo.

El estómago debe alcanzar una temperatura aproximada a los 50º C después de comer para digerir bien los alimentos. Si no trabaja con la temperatura adecuada, debido a la ingesta de comidas y bebidas frías o a distintos hábitos que causan el enfriamiento de nuestro cuerpo, el organismo no digiere bien ni elimina los desechos que debiera. Por eso, la gente gruesa está hinchada por dentro y con mucha grasa exterior. Si la temperatura interior está más baja de lo normal, el cuerpo lo registra y ejerce su control visceral automáticamente, aumentando la grasa protectora de reserva calórica allí donde hace frío.

Malos hábitos: principales causantes del aumento de peso

La gente que vive en zonas calientes como Andalucía, Canarias, etc., tiene el cuerpo más frío que la gente del norte, pues debe adaptarse y equilibrarse con el entorno hasta mantener una temperatura adecuada. Debido al calor climático, el interior del cuerpo debe generar menos calor que en otras zonas del país, su cuerpo al generar menos calor, está más frío que el de la gente de norte. Además, las temperaturas altas provocan el aumento de la ingesta de comidas y bebidas frías, que siguen enfriando nuestro organismo. Y el no estar acostumbrados a abrigarse bien hace que el organismo se enfríe aún más. Todos estos malos hábitos provocan un aumento considerable de peso. Es por lo que en las zonas calurosas aparece un índice de obesidad más elevado que en las zonas frías.


Energía vital y el plexo solar

La primera razón y la básica de la alimentación es la de recuperar la energía que hemos gastado y reforzar los órganos débiles.

Lo más importante en todo este proceso es obtener la energía vital. El cuerpo para trabajar necesita energía. De vez en cuando paramos para reponer parcialmente el gasto de energía a través del alimento. Por lo tanto lo que se come debería contener la energía vital necesaria, si no, siempre se estará débil aunque se coma mucho. Para generar calor interno se necesita la energía vital.

Energía = Calor.

Si entiende esta fórmula, entiende qué debe hacer para aumentar la temperatura.

La segunda razón es que, según las teorías de la Fitoterapia de la Medicina Oriental, cada alimento ingerido, según su sabor, se dirige al órgano correspondiente. Por ejemplo, los alimentos de sabor ácido van al hígado y lo refuerzan junto con la vesícula. Si una persona tiene débil el hígado, comiendo alimentos ácidos podrá recuperarlo, pero puede debilitar al páncreas y al estómago. Por lo tanto, cada sabor desempeña dos funciones al mismo tiempo: reforzar y debilitar, es decir, equilibrar los órganos entre sí.

Según sea hombre o mujer, y su constitución, los alimentos deben ser distintos para así poder mantener el equilibrio de cada órgano. Los órganos y las vísceras son centrales, toda la actividad fisiológica está relacionada con ellos. Cada órgano necesita su sabor. Para que todos los órganos estén en su máximo rendimiento, es necesario aportarles el combustible necesario a éstos motores de nuestro cuerpo.

Al comer digerimos y absorbemos las sustancias que necesitamos. El plexo solar es similar a un generador eléctrico: con la energía vital que obtiene de los alimentos, de la respiración y del calor, que se produce por el movimiento, genera su propia energía y la reparte por todo el cuerpo. La energía sobrante, la almacena en los riñones. Cada órgano recibe su energía y la manda a las zonas que le corresponda por sus meridianos: es un control permanente de nuestro organismo.

Si un órgano está fuerte produce y manda más cantidad de energía a través de los meridianos, manteniendo una temperatura adecuada en el mismo órgano y en sus zonas correspondientes. Si está débil será al contrario: no producirá suficiente energía y no podrá hacerla llegar a las zonas reflejas.

Los órganos funcionan correctamente gracias a la energía y a los sabores de los alimentos.

No debe medir analíticamente lo que come, no piense que el cuerpo sólo necesita proteínas, vitaminas, minerales, hidratos de carbono, calorías, etc. Su cuerpo necesita fundamentalmente nutrir los órganos a través de los sabores y recibir sobretodo energía vital. Aunque muchas personas ingieren diariamente la dosis recomendada de proteínas, hidratos de carbono, vitaminas y minerales no logran mejorar sus problemas de salud, lo que significa que algo falla.

El sabor es el recurso natural para elegir el alimento que nos favorece.

En la sociedad actual, la mayoría de los hombres tienen débil el estómago, por lo que si toma mucho sabor ácido: naranja, limón, vinagre etc. -porque dicen que es bueno para la salud- ello les provocará problemas en el estómago. Por eso se deben comer más los alimentos correspondientes a su sexo, y los otros menos; sólo cuando apetezca o nuestro cuerpo lo pida.


Que hacer para adelgazar de forma natural

Tomando alimentos Yuk-ki adelgazamos de manera natural. Recibimos la energía Yin y Yang en proporciones adecuadas para fortalecer los órganos, especialmente los más débiles que causan la obesidad. La energía vital se convierte en el calor que aumentará la temperatura interior. A la vez, la energía yin y yang, fortalecen los órganos débiles, que generarán más calor y quemarán la grasa a su alrededor manifestándose con el adelgazamiento en las partes del cuerpo con las que están conectados los órganos y vísceras a través de los meridianos.

Al recuperar la energía vital y al alimentarse correctamente para reforzar los órganos débiles de cada sexo, se adelgaza de manera natural. Para obtener mejores resultados es necesario:

- Aumentar el calor interior y hacerlo circular en cada zona del cuerpo.
- Evitar las actividades que enfrían su organismo.
- Evitar el frío (comidas, bebidas, ducha, baño, climas, aire acondicionado...)
- Evitar comer mucha cantidad.
- Evitar comer cosas frías.
- Evitar comer en exceso alimentos de carácter frío: verduras, frutas, zumos…
- Hablar excesiva e innecesariamente.
- Cansarse.
- Dormir más de la cuenta.
- Dudar mucho.
- Practicar sexo compulsivo.
- Evitar preocuparnos y estresarnos.
- Abusar de medicamentos de carácter frío.
- Abstenerse en lo posible de operaciones y cirugías innecesarias.
- Alimentarse sólo a base de dietas de tipo vegetariana.
- Acondicionar la habitación para que no se enfríe.


Qué cambios produce la alimentación Yuk-Ki

Una alimentación Yuk-ki se basa en los principios de la naturaleza y la Medicina Oriental Taoista, es específica para ayudar a recuperar le energía vital y equilibrar el organismo de cada sexo, con alimentos naturales y un equilibrio perfecto de energía vital, nutrición.

Si hemos decidido cambiar y empezar con una alimentación basada en los principios YuK-Ki seguramente es debido a una mala salud y estar cansados de que nos acompañen a diario síntomas tan desagradables como el cansancio, la fatiga, el estrés, los dolores, etc. Todos causados por la falta de energía vital en nuestro organismo.

Al cambiar nuetra alimentación por una YuK-Ki por primera vez notaremos enseguida los beneficios: sentiremos más vitalidad y tendremos más sensibilidad, necesaria para llevar un buen autocontrol de lo que nuestro cuerpo necesita y pide.

• Primero: se nota menos hambre y menos ansiedad, menos cansancio y más fuerza.

• Segundo: se baja el volumen.

• Tercero: se baja de peso.

• Cuarto: se mantiene volumen y el peso.

• Quinto: manteniendo el mismo volumen, se sube 3-4 Kg. de peso: debido al relleno de sus huesos.

Según la naturaleza, el cuerpo humano a partir de 50 años necesita más cantidad del sabor salado que antes para mantener el equilibrio interior. Pero para poder asimilar y aprovechar este sabor, se necesita energía vital. Si una persona está débil, después de comer comida salada se le sube la tensión, colesterol, azúcar, etc. Esto se debe a que su cuerpo no tiene suficiente energía vital para asimilar los efectos positivos de la sal, sus riñones débiles nos son capaces de metabolizarla y le causará los efectos negativos: como la hinchazón, la retención de líquidos...

Para una persona que lleva una alimentación Kuk-ki se le recomienda que incremente más alimentos salados progresivamente, de esta manera, el cuerpo ya tiene energía para empezar a asimilar bien todos sus efectos positivos y los negativos causados anteriormente por la falta de energía, disminuirán. Así obtendrá mejores resultados.

A personas con enfermedades crónicas, se les aconseja que lleven un control con su médico.


Reacciones curativas

Reacciones más frecuentes al comenzar con una alimentación Yuk-ki

En la medicina oriental se dice que, si durante un tratamiento no aparecen diversas reacciones, el tratamiento no está funcionando y el paciente no se está curando.

A lo largo de la vida, el cuerpo se enfría produciendo (energía mala) y acumula las toxinas. Ese frío se esconde en varios sitios y daña los órganos y en consecuencia todo el cuerpo.

El frío acumulado produce dolor, encoge los tendones y músculos, bloquea los meridianos impidiendo la circulación de la energía.

Con una alimetación Yuk-ki el cuerpo comenzará a recuperar la energía vital, por lo que debe aumentar la temperatura interior logrando así expulsar el frío y las toxinas. Normalmente, dónde duele está escondido el frío, y la circulación de energía está bloqueada por insuficiente calor. Al aumentar la energía, produciremos más calor para poder expulsar todo ese frío acumulado en nuestro interior. El cuerpo expulsará el frío por la boca, nariz, piel, evacuación.

La alimetación Yuk-ki, puede causar los siguientes síntomas al principio y durante un periodo corto: inapetencia, fiebre, cansancio, nerviosismo, tos, sudor, muchos gases, dolor y calor en lugares que ya nos dolían o dónde tuvimos problemas anteriormente, orina de olor más fuerte y de color más oscuro, diarrea, vómitos, manchas o granos en la piel. Todos estos síntomas aparecen porque está limpiando su organismo y expulsando todas las toxinas, usted se estará purificando.

El cuerpo aumentará su energía vital y generará más calor. Sentirá cómo empieza a expulsar el frío y las toxinas, a la vez que se desbloquean los meridianos mejorando la circulación de la energía.


Qué hacer cuando aparecen las reacciones.

Hay que ayudar al cuerpo a recuperarse, a expulsar todas las toxinas y a generar calor. Es muy importante evitar el frío: sitios fríos, corrientes de aire, comidas y bebidas frías. El cuerpo mientras se está recuperando intenta expulsar todo el frío acumulado. Si dejamos que entre más frío al cuerpo, esto va a retrasar o incluso impedir la curación. Otra cosa: hay que escuchar al cuerpo, hacer o darle exactamente lo que pide en cada momento.

Cosas que debemos hacer para conservar la energía vital para acelerar la recuperación:

-Descansar bien.

-Si no tiene hambre, no comer.

-Si tiene hambre, comer lo que le apetece (saludable), lo que le pide su cuerpo en cada momento. LA COMIDA DEBE SER CALIENTE.

-Si tiene sed, beber preferentemente bebidas calientes, si no del tiempo, nunca frías.

-Si suda mucho, secarse con una toalla seca y cambiarse la ropa.

-Si le duele algo o siente frío, puede tomar un baño caliente (no debe bañarse o ducharse con agua fría).

-Si siente agobio, debe salir a tomar aire y caminar un poco o producir algún movimiento corporal.

-Ponerse una bolsa de agua caliente donde le duele.

-Evitar excesivas relaciones sexuales.

-Es mejor no tomar medicamentos, calmantes, antiinflamatorios o tranquilizantes.

-Si tiene ganas de vomitar, es mejor vomitar.


Conclusión

Engordamos por el frío acumulado en nuestro interior. Para mejorar nuestra salud y, en consecuencia, nuestro físico debemos recuperar la energía vital, aprender a conservar el calor, evitar malos hábitos que nos conducen a enfriar nuestro cuerpo, hacer ejercicios para generar calor además de alimentarnos bien para tener energía vital y equilibrio en el organismo.

Por eso, debería comer según su constitución, somos lo que comemos. Hay que darle al cuerpo los combustibles necesarios para mantener nuestros órganos sanos y fortalecer los que están débiles.

Llevar a cabo una alimetación Yuk-ki es ayudar al cuerpo a aumentar la energía vital, fortalecer y equilibrar los órganos, disminuir la ansiedad y el estrés, acelerar el proceso de eliminación de frío, toxinas y líquidos. Es ideal para una nutrición completa. Es una forma natural para cuidarse mejor, sabemos que existen muchas formas de tratar la obesidad, pero la mejor se consigue de forma natural, sin productos químicos, ni intervenciones quirúrgicas.

Hay mucha gente hoy día que espera un milagro, quiere estar bien en una semana. Usted tiene que tener en cuenta, que lo que rápido se pierde, rápido se sube (efecto rebote).

Si quiere adelgazar enseguida tendrá que buscar otras formas de tratamiento, por ejemplo: La liposucción o infiltrar sustancias químicas donde tiene grasas o operarse, cortando sus meridianos, o una dieta baja en calorías, alimentándose sólo con verduras o frutas- provocando desnutrición y decaimiento-, o tomar patillas para quemar grasa y para quitar ansiedad, perjudicando a sus riñones. Adelgazará rápido, pero maltratando a su organismo. Todo esto le conlleva a daños, a veces, irreversibles.