Mayores de edad

Como renovar su vitalidad física y mental

Con una alimentación Yuk-ki podrá ayudar a mejorar la salud y a retrasar el proceso de envejecimiento. Aporta pura energía vital contenida en más de 100 ingredientes naturales y terapéuticos, que reactivan el proceso de regeneración, refuerzan los órganos y estimulan las defensas se encontrará con más vitalidad y mejor aspecto físico. Con una constante toma durante 3-4 meses podrá mejorar su capacidad mental y memoria y también disminuir síntomas o enfermedades propias de su edad.

Mientras nos estamos haciendo mayores, poco a poco, baja el rendimiento de los órganos y sus funciones: disminuye la vitalidad, el proceso de regeneración y recuperación se hace más lento, nos cansamos más rápido, empieza a fallar la memoria, aparecen mareos y vértigo, se cae el pelo, debilidad en los dientes, huesos y oídos, la vista cansada, se duermen las manos y los pies, lumbalgias, pérdida de tono y masa muscular, reuma, artritis y artrosis, infecciones, diabetes, tensión alta, colesterol, impotencia, etc.

Es normal que, si no nos hemos cuidado bien, cuando somos mayores, se agudicen los síntomas que hayamos tenido antes, y, especialmente, los síntomas relacionados con la falta de energía vital. Por lo que hay que prestar suficiente atención al plexo solar (como administrador de energía) y a los riñones (como almacén de energía).

En esta edad es esencial evitar el estreñimiento. Si no eliminamos las sustancias nocivas, el cuerpo se intoxica por la absorción de sustancias que el organismo ya intentó desechar. Poco a poco, las paredes del colon se van recubriendo de capas de desechos cada vez más gruesas y duras, incapacitando la absorción de sustancias nutritivas y cerrando el espacio para el tránsito intestinal. A la hora de defecar, si hacemos mucha fuerza en el vientre, sube la tensión en todo el cuerpo, incluso en la cabeza. Si las arterias de la cabeza están frágiles por la baja energía del corazón pueden romperse (sobre todo si se esclerosan por mala filtración de la sangre en los riñones) y provocar problemas como embolias, edemas, derrames cerebrales, "ictus" o infarto cerebral.

La manera de evitar estos problemas consiste en:

Alimentarse correctamente: para recuperar energía vital y reforzar los órganos débiles.

Aumentar el sabor salado: a las personas mayores les gusta mucho la comida bien salada porque su organismo se lo pide para mantener un buen funcionamiento de los riñones. Hay que tener en cuenta que para poder metabolizar una cantidad importante de sabor salado, se necesita tener suficiente energía vital. Si no, el organismo va a reaccionar de manera negativa, por ejemplo en vez de eliminar los líquidos, va a retenerlos.

Comer poca cantidad. El cuerpo necesita alimentarse para sobrevivir y funcionar. Digerir es un gran trabajo y el cuerpo necesita energía para la digestión: cuanto más comemos, más energía necesitamos. Una persona joven tiene más fuerza y aunque ha comido mucho, puede digerir sin problemas. En cambio, una persona mayor, que ya tiene poca energía vital, si come mucho, gasta la mayoría de la energía que posee y se debilita por todo. Si comiera poca cantidad, gastaría mucho menos, y lo que sobra lo conservaría para hacer otros trabajos.

Lo ideal para las personas mayores sería comer poca cantidad de alimentos y que sean muy energéticos (energía no es lo mismo que calorías). De esta manera, el cuerpo se podrá mantener mejor.


Recomendamos:

- Llevar una alimentación Yuk-ki comiendo poca cantidad de comidas normales. Es un alimento energético que no contiene muchas calorías.

- Moverse lo más posible: Al moverse, se genera calor en el interior y se mejora la circulación de la energía y la sangre. A la vez se estimulan los procesos metabólicos: la digestión, eliminación de tóxicos y desechos, la circulación linfática, las articulaciones, los músculos que protegen a los huesos frente a caídas y evitan roturas, etc. Se mejora la condición física de todo el cuerpo.

- Evitar el frío: El frío es la causa principal de la mayoría de los problemas de salud. El cuerpo de una persona mayor generalmente tiene más frío en el interior por la falta de energía. Por eso, las personas mayores sufren más dolores: lumbago, artrosis, reuma, angustia, tensión alta, hinchazón, hormigueo, se les duermen manos y pies, etc. Por lo tanto, es importante evitar todo lo que produce frío: comidas frías, bebidas frías, bañarse en agua fría, aire acondicionado, el aire frío y la humedad, sudar mucho, comer mucho, moverse poco, no abrigarse.