Sobre el estrés, la depresión y el agotamiento

Para los antiguos taoístas, cada órgano tiene su expresión tanto física como emocional, es decir, aparte de sus funciones físicas: digerir, quemar la grasa, oxigenar y regenerar las células, absorber micro nutrientes, eliminar líquidos y desechos metabólicos; cada órgano posee en abundancia diversas capacidades psíquicas: aprender, intuir, memorizar, amar, etc. Por lo tanto, una dolencia anímica tiene los mismos parámetros que una dolencia física, por lo que es esencial la energía vital y equilibrio de los distintos órganos, a través de los sabores, para encontrarse bien emocionalmente.

El equilibrio emocional y físico es inseparable, uno depende del otro. Para obtener una buena salud, los buenos sentimientos, ideas y pensamientos son esenciales. Al igual que, para obtener un equilibrio emocional y conseguir la felicidad, es necesario tener una buena salud. Una persona con sentimientos y puntos de vista retorcidos, acaba torciéndosele el cuerpo, y así mismo una persona con un cuerpo torcido, acaba teniendo ideas retorcidas.

La falta de energía vital es la causante de distintos tipos de trastornos emocionales como la depresión, el cansancio, la fatiga, la ansiedad o el estrés.

De manera natural, y sin medicación, podrá cuidar, potenciar y equilibrar ambos sectores: el físico y el emocional. Y se sentirá mejor. Los molestos síntomas físicos y emocionales conjuntamente le darán la pauta para encauzar su alimentación y sus hábitos de vida en el sentido adecuado, pues, naturalmente, la vida es elegir y decidir.